Acerca de la biblioteca

La Biblioteca Argentina tiene como propósito acercar a todos los ciudadanos la lectura, la escritura y el conocimiento, posibilitando la construcción de una cultura colectiva. A través de una gran variedad de actividades como recitales, talleres, presentaciones de libros, se propicia la participación activa para colaborar al fortalecimiento de una comunidad que conoce su historia, se piensa a sí misma y a otras culturas, generando conocimientos y logrando una sociedad más democrática e inclusiva.

La Biblioteca cuenta más de 200.000 libros y colecciones especiales entre las que se encuentra la Biblioteca de Autores Rosarinos y novelas de estantería abierta, impresiones en Braille y audiolibros, en el Servicio de Lectura Accesible y, en el primer piso, funciona la Sala Infantil y Pedagógica.


Historia

El 11 de octubre de 1909 se sancionó la Ordenanza N° 17 autorizando la fundación de la Biblioteca, y comenzaron los trabajos de traslado del Corralón Municipal ubicado en el entonces Pje. Centeno, hoy Juan Álvarez, y la construcción de la misma en el Patio del Mercado.
Posteriormente, el 7 de septiembre de 1910, a 100 años de la apertura de la Biblioteca Nacional, se colocó la piedra fundamental.
La inauguración oficial se llevó a cabo el 24 de julio de 1912. En dicha oportunidad, el Rector de la Universidad de La Plata, Joaquín V. González, pronunció una conferencia de la cual surgió el lema de la Biblioteca Argentina: “Conocer es amar, ignorar es odiar”, impreso desde entonces en las puertas de acceso al Salón de lectura.

Se creó, además, “El Círculo de la Biblioteca” que tenía por finalidad organizar conciertos, conferencias, exposiciones y reuniones artísticas. El organismo funcionó en la Biblioteca hasta 1943, año en el que adquirieron las instalaciones del Teatro de La Ópera, nuestro actual Teatro El Círculo.

La colección inicial estaba formada por 9.000 ejemplares, conseguidos gracias al esfuerzo de Álvarez y del primer bibliotecario, Alfredo Lovell. A medida que los rosarinos empezaban a frecuentar la nueva institución, se propuso a los lectores que sugirieran los títulos para la compra, con la condición de aportar un porcentaje de su valor, cláusula que raramente se puso en práctica.

La Biblioteca se mantuvo autónoma hasta 1949, año en que pasó a formar parte de la Municipalidad de Rosario.
Con el transcurso de los años el edifició recibió numerosas reformas y ampliaciones de la estructura original que se fueron haciendo necesarias a medida que la Biblioteca brindaba nuevos servicios. También desde 1949 funciona la Hemeroteca anexa.
Con el tiempo se refuncionalizó el taller de encuadernación y se incorporó la Sala Infantil (durante la dirección de Camilo Muniagurria).
Finalmente, se incorporó la Hemeroteca, incluida en la ordenanza que transformó a la Biblioteca en un ente municipal.
Desde 1956, lleva el nombre de su creador "Dr. Juan Álvarez".
En 1989 se habilitó el nuevo edificio, de tres plantas y con un amplio subsuelo dedicado al almacenamiento del material.
En 1992 se informatizaron el catálogo y el Servicio de préstamo.
En 1997 se crea el Servicio de Internet inaugurado por el intendente Hermes Binner.

Fue declarada patrimonio cultural por el Colegio de Arquitectos de Rosario en el año 2000.